El hotel se encuentra situado a tan solo unos 250 metros de una preciosa playa de arena dorada, ofreciendo una base perfecta para disfrutar del sol, el mar y la arena de Mallorca.